jueves, agosto 10, 2006

CMC PES-K-JAS ECUADOR

LA TRUCHA QUE SIEMPRE QUISE…

Considero es difícil definir lo que un pescador llama su objetivo, claro textualmente sería pescar, pero… acaso no busca tranquilidad, descanso… o sentirse relajado, sin tensiones… o tal vez libre, solitario, único… aunque mas bien, capaz, conocedor del arte; (¿es un arte o un deporte?), o tal vez la pesca es el momento preciso para compartir con los amigos… o simplemente para maravillarnos con la naturaleza… en fin, lo único cierto es justamente lo mencionado que es difícil definir el objetivo de porque pescar. Personalmente me inclino por una combinación de todo lo anterior, con grados de importancia según el momento y estado de ánimo.

La Historia:

Este fin de semana, el segundo del 2005, mi amigo y pescador (ah y compadre) Juan Carlos “Juanca” Reyes me invito a pescar, con un sonorísimo “bueno” acepté y comencé a imaginarme una nueva jornada “truchadora”, claro faltaba la venia positiva de mi esposa, necesaria en estos casos de “con dormida incluida”, afortunadamente me la dió… Aún faltaba completar lo que llamamos jocosamente nuestro “CMC FISHING TEAM” los amigos de pesca de siempre, entonces la llamada a Paúl Márquez (“Marques13”)…y… de pronto “sabes que no puedo”…mmm… comprensible su esposa está en el séptimo mes de embarazo de mellizos(esperemos futuros pescadores)…, y finalmente faltaba Juano (Juan Pablo) Luzuriaga, pero el estaba ya descartado, porque desde hace varios años de estado civil casado, “casi nunca” puede y peor ahora lo iba hacer ante la opción de pasar la noche en “Soldados” (Suroeste del Parque Nacional EL CAJAS), lugar de la cada vez más ansiada pesca. Ni modo, Juanca, sus tíos y quien escribe éramos los “habilitados” para la jornada.

Así surgió la primera pregunta, ante mi desconocimiento de la laguna a la cual íbamos… ¿y que tal truchas hay? La respuesta fue grandes y no muchas, a lo que en mi mente hubo una combinación de pesimismo y conformismo ya que algo me decía que en el mejor de los casos “caerían” una o “dositas” y de por ahí un par de libras, pero bien enseguida el consuelo de saber que estaba yendo a mi pasión… la pesca y por consiguiente a buscar varios de los objetivos mencionados al inicio.

Al llegar… una laguna más bien pequeña y para los asistentes que éramos como 10 más aún, lindo lugar, pasó unos minutos y por ventaja unos metros más arriba había otra laguna esta sí tres veces mayor, me dije he ahí mi oportunidad de pescar “escapado”. A Juanca su tío le había dicho que en la laguna pequeña estaban las grandes… mmm… ¿será? Me preguntaba, bueno me dejé de dudas e inmediatamente acabamos de “armar” el campamento, a por mi caña y carrete tenía que ser el primero en intentar, pero ni modo el Juanca lo hizo…y … nada, pocos instantes después lo hice yo utilizaba mi caña telescópica grande, mi carrete “Abú garcía” y una cuchareta número 4, lo sé lo sé, es muy pesada y se hunde fácilmente pero lo hacía para comprobar profundidad de la laguna presencia de algas, distancia y calidad del carrete... todo parecía bien, entonces cambié por un señuelo “correcto” un Flat Fish F7, -es que hay truchas grandes… pensaba- un lanzamiento tras otro y nada, ni siquiera “saltaban” las truchas… ummm… de vuelta al pesimismo… me senté en la orilla unos metros mas arriba a conversar con Juanca, dejamos de pescar para como amigos conversar, pasaron varios minutos y era ya tiempo de volver al lanzamiento, esta vez le di oportunidad a mi spinner #3, lo lance una vez, nada, se me acerco uno de los compañeros y me preguntó sobré cuanto más menos es la distancia de lanzamiento, (era mi oportunidad de demostrar mi conocimiento teórico), entonces respondía, mas o menos tanto… aunque depende de el carrete, el grosor del nylon y bla bla, lance nuevamente el señuelo para que lo viera, “voló” como 25 metros y cayó “si se va bastante” comentó… “siii algo” fue mi respuesta mientras traía el señuelo y de pronto el tirón mas grande que he sentido, el sonido del drag de mi carrete único, los saltos de la trucha, era gigantesca gritaba, pensaba no me acuerdo bien, mi corazón a mil por hora… todos expectantes, yo mientras soltaba hilo y luego la traía, mas saltos, “truchita no te vayas”, le suplicaba, cada vez mas cerca le veía, era un “animalón”, mis ansias mayores, era la trucha que siempre quise, por su tamaño y en plena lucha aún estaba lejos de la orilla, grité “juanca ayúdame a sacarla” (era el único pescador y en quien confiaba de los “espectadores”)… “no puedo estoy sin botas” (¿?), “no importa ven no seas malo” mis imploras, mientras continuaba el tira y hala y de pronto “blum!!!!” se rompió el nylon… NOOOO!!!!! ”##$%#&//(/$#%&”%(¿=?... la trucha que siempre quise se me fue…calculábamos mínimo tenía seis libras, sólo ahí era el doble de lo que he pescado…
Esta parece ser una historia como la que pasaron muchos pescadores, de hecho a Juanca al siguiente día se le soltó una muy similar, pero que es lo diferente… creo “el después”, primero me decía a mi mismo ¿qué pasó? ¿qué hice mal?, mi conclusión fue el hilo “Viejo” aspecto que se convierte en un consejo, cámbienlo y manténgalo nuevo, parecía perfecto visualmente hablando, pero no lo estaba, créanme ahora lo sé… luego me imaginaba que hubiera hecho con la trucha, por supuesto mostrarle orgulloso a mi esposa, a mi hija Cami que le inculco el gusto por la pesca, en fin enseñársela a todos, de ahí disecarla y exhibirla en un cuadro, tomarme junto a ella decenas de fotos… o más bien llorar de emoción por tenerla y no poder enseñársela a quienes ya no están aquí, a mi abue, al Renzo…al Felipe … y el corazón se me comenzó a inundar imaginando esto, si…a el Feli mi primo pescador, y de paso el mejor pescador que he conocido, que esta arriba junto al creador… entonces reflexioné, me dije y me aseguré… esa trucha, es la trucha que siempre quise pesqué él, la que nunca vio hasta sus 23 años de vida… ni verá… por lo menos acá, ya que en el cielo seguro pescando estará…

Esa fue la diferencia de mi trucha “escapada” y convertida ahora en uno de mis nuevos objetivos de pesca, encontrarla y dedicársela a Felipe Márquez, nuestro primo y amigo, nuestro compañero pescador.

Finalmente “para colmo de males” (en buen plan) el tío de Juan Carlos si pescó una trucha de 6 libras y por lo menos me fotografié sosteniéndola… vaya consuelo…

Gracias por su tiempo y espero redactarles una nueva historia, pero esta vez con una gran trucha pescada…

Suerte… siempre!!!

Gustavo Enderica Márquez
gusempesca@gmail.com
gusem67@gmail.com
Cuenca Ecuador
593.9.8268204 593.7.2862644

No hay comentarios.: